Con sede en Maringá, el parque industrial de la Nipponflex fue también ampliado conforme la demanda de los servicios y hoy, son más de 44.000m², añadiendo toda la producción y la parte administrativa.

La Nipponflex posee su propia producción de poliuretano, laboratorio de testes, fábrica de imanes, fábrica de poliestireno expandido y centro logístico.

Son 24 filiales esparcidas en puntos estratégicos de Brasil, atendidas por una flota 29 camiones, todos certificados en programa de control de contaminantes y adeptos a las normas internacionales de la ANVISA/MINISTÉRIO DA SAÚDE. El sistema de almacenaje y transporte de la Nipponflex son puntos clave a fin de garantizar el sueño de calidad para sus clientes.

La primera filial en solo norteamericano, ubicada en Pompano Beach, Flórida, es el primer paso del gran proyecto de expansión de la marca y de la internalización de los productos, que también alcanzaran Ciudad del Leste, en Paraguay y Santa Cruz, en Bolivia.